Así cambió el mapa cafetero en lo corrido del siglo XXI

Entre 2000 y 2018, los terrenos del sur país se multiplicaron junto con los cafés especiales. Campos de la zona del Eje perdieron participación.

La reconversión cafetera de los primeros años del siglo XXI ha evidenciado dos cambios notorios: el protagonismo naciente del sur del país y la baja en número de cultivos en el Eje Cafetero.

Según un mapa elaborado por la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), que hace un comparativo, entre el 2000 y el 2018, sobre la variación de hectáreas de cultivos, sobresale que en Cauca, Nariño y Huila se han dado crecimientos mayores a 25%. Por otro lado, en el Eje Cafetero, el suroeste antioqueño, el norte del Valle del Cauca y Cundinamarca, hubo caídas significativas.

El gerente general de la FNC, Roberto Vélez, manifestó que “la zona central ha venido encontrando otras vocaciones para las tierras cafeteras, como es el caso de Quindío con el turismo, Risaralda y Caldas con el aguacate hass y otros productos, lo mismo que el suroeste antioqueño”. Igualmente, Vélez explicó que hay tierras del Eje Cafetero que ahora se utilizan para vivienda.

Sin embargo, Álvaro Gaitán, director del Centro Nacional de Investigación de Café (Cenicafé), aseveró que “en Colombia, hoy no vemos que el café se esté desplazando por el cambio climático. Hicimos un estudio que duró dos años, en tres municipios, uno de Caldas y dos en Risaralda, que nos mostró que no es que los cafeteros se estén desplazando de las zonas bajas, que supuestamente se están volviendo más calientes”.


Un punto que ha planteado interrogantes es si el cambio climático ha tenido una influencia en la transformación del mapa cafetero. Para Vélez, “hay zonas que por el calentamiento global hace 20 o 25 años estaban en el café y hoy ya no lo están por el tema del calor. Fui hace unos días a Pueblo Rico, Risaralda, y me contaban que hace 20 años la neblina que llegaba allá no dejaba suficiente luz solar para la caficultura. Hoy es una de las zonas más fuertes de Risaralda”.


“Pereira llegó a tener 15.000 hectáreas y hoy tiene 4.000 hectáreas, porque el resto está urbanizado. Por el contrario, el sur del país ha encontrado en la caficultura una nueva actividad económica, en departamentos como Huila, Cauca, Nariño, donde el minifundio impera. La caficultura ha resultado ser una muy buena solución y alternativa económica”, apuntó.

Por otro lado, Jorge Bedoya, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), afirmó que los cambios se han dado por distintos factores. “Está el tema de urbanización, el turismo, al igual que los cafés especiales del sur del país, que han tenido un papel relevante en el cambio del mapa cafetero del país”, puntualizó Bedoya.

De igual manera, el presidente de la SAC ve posibilidades para que el sur del país siga aumentando las hectáreas de café, en especial en Putumayo y Cauca, con la reconversión de cultivos ilícitos.

Asimismo, un analista de este sector indicó que “del 2000 para acá se dio una dinámica muy especial en el Macizo colombiano, es decir, en Cauca, Nariño y Huila. Esto, porque llegó mucho pequeño productor a hacer caficultura. Además, esta zona se ganó muchos concursos de calidad de café, y fue un factor que contribuyó a que la zona se volviera atractiva para hacer caficultura”. Este mismo señaló que en la zona centro del país se han dado problemas de broca más severos, que en otras regiones de Colombia.

Dicho esto, los expertos también concluyeron que el mapa cafetero del futuro dependerá en buena parte de la rentabilidad por hectárea que se genere y de una estabilidad en los precios e ingresos de los caficultores.

Según las últimas cifras de la FNC, La producción en lo corrido del año (enero-octubre) rozó los 11 millones de sacos de 60 kilos, 3,2% menos frente a los 11,3 millones de sacos cosechados durante los diez primeros meses de 2017.

Y en los últimos 12 meses (noviembre 2017-octubre 2018), la producción de café superó 13,8 millones de sacos, 3,4% menos frente a los 14,3 millones de sacos producidos en igual periodo anterior. En lo corrido de 2018, Colombia exportó casi 10,3 millones de sacos, 3,3% menos frente a los 10,6 millones del 2017.

Fuente: Portafolio

Actualizado (Lunes, 26 de Noviembre de 2018 08:58)