‘Todos pierden con la ofensiva comercial de Trump’

Así lo advirtieron bancos centrales y ministros de economía del mundo, tras las reuniones del FMI, la semana pasada. Estas son sus consecuencias.

Gobernadores de bancos centrales y ministros de Finanzas intercambiaron historias tristes en las reuniones de otoño boreal del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial que se realizaron en Washington la semana pasada.

El daño colateral de las guerras comerciales de Estados Unidos se siente desde los fiordos de Islandia hasta las fábricas de automóviles de Japón.

Al cierre de la reunión del FMI, de 189 países miembros, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, declaró que ya se estaban aclarando los efectos negativos involuntarios de las guerras comerciales.

El entonces secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Morgenthau, defendió un sistema económico global, dijo el presidente del Banco Mundial, David Malpass.

En ese momento, la economía mundial había sido golpeada durante más de una década por altas barreras arancelarias, depresión y guerra.
Algunos también señalaron lo mucho que ha cambiado la política de la Casa Blanca desde la década de 1940, cuando Estados Unidos cofundó el FMI.

EUROPA

Pero ese daño no se reparte por igual. Estados Unidos sigue siendo la menos expuesta de las 20 economías más grandes del mundo a una caída en las exportaciones, en parte debido a su enorme base de gasto interno de consumo.

Las consecuencias reducirán el crecimiento global en 2019 a 3,0%, el ritmo más lento en una década, estimó el FMI la semana pasada.

“Todos pierden”. Estados Unidos, el mayor importador del mundo, inició una guerra arancelaria con China, el mayor exportador del mundo, hace 15 meses. El presidente Donald Trump además busca renegociar y/o cambiar las relaciones comerciales con muchos de los principales socios de Washington.

La incertidumbre en la comunidad empresarial es generalizada, dijo el ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz.

Más del 40% del PIB de Alemania derivó de las exportaciones en 2018, la mayor parte de cualquier economía global importante.

El daño se siente particularmente en los países europeos que "dependen de las exportaciones y están abiertos al comercio", dijo el comisionado de Asuntos Económicos y Financieros de la Unión Europea, Pierre Moscovici.

"Nos hemos vuelto dependientes del turismo", explicó Ásgeir Jónsson, gobernador del banco central de Islandia, con un aumento anual de cinco veces a 2,5 millones de visitantes desde la crisis. Sin embargo, las llegadas de extranjeros se han desplomado desde que comenzaron las guerras comerciales, y han caído un 15,6% este verano respecto al año anterior.

Desde entonces, ha reconstruido su economía en lo que se ha llamado una recuperación milagrosa. Ahora, eso está amenazado.

El sufrimiento también se siente en países que no dependen de las exportaciones, como Islandia, que se convirtió en la primera economía desarrollada en buscar ayuda del FMI después del colapso bancario de 2008.

"El problema más importante siguen siendo aquellos factores que no podemos medir, específicamente la renuencia a invertir", dijo Scholz.

Como resultado, muchas compañías están reduciendo sus planes de inversión, algo que tendrá repercusiones en los próximos años. Scholz dijo que las preocupaciones sobre la inminente salida de Reino Unido de la UE y la disputa comercial del bloque con Estados Unidos claramente estaban frenando el crecimiento económico global.

El grupo comercial alemán BGA recientemente revisó a la baja su pronóstico de crecimiento para las exportaciones alemanas en 2019 a sólo 0,5% desde 1,5%.

Portafolio.

tags comercio exterior colombia arancelnet lecomex importaciones exportaciones 2019

Actualizado (Lunes, 21 de Octubre de 2019 13:00)