Así cerrarán los indicadores económicos 2019

Los números del año que termina reconfirman que la economía va bien, pero lo social va mal. El desempleo y la desigualdad, los grandes lunares.

El 2019 fue un año bueno para la economía colombiana. Así lo ratifican no solo los indicadores más importantes de la actividad productiva, sino analistas, empresarios y dirigentes gremiales consultados por Portafolio.

Las cifras lo dicen todo: Colombia va bien en crecimiento, comparado con el resto de países de la región e incluso con los resultados del PIB mundial. La inflación está bajo control, la situación fiscal es manejable, la producción industrial y las ventas del comercio están creciendo, las tasas de interés siguen en niveles bajos y los precios de varios de los principales productos nacionales se han recuperado en los últimos meses. El examen a las gráficas deja en evidencia que el 2019 no ha sido bueno para el empleo y las exportaciones. Incluso, hay consenso en que el país necesita emprender reformas en educación, salud, pensiones y ajustar la normatividad laboral.

Pese a que los datos son en su mayoría positivos, el país cierra el año en medio de un ambiente pesimista, debido al malestar social expresado desde el 21 de noviembre, y que ha generado alta tensión interna. Pero la realidad es una sola: ni todo va bien, ni todo va mal. Sin embargo, el descontento social expresado en las recientes marchas y cacerolazos, inclinan la balanza hacia la percepción de que el país y la economía van mal.

Según expertos, el problema radica en que varios de los principales indicadores sociales están en rojo: el desempleo ronda el 11%, la desocupación juvenil es cercana al 20% y el índice Gini, que refleja la desigualdad está empeorando, lo que quiere decir que la brecha entre ricos y pobres es cada vez mayor, e incluso que la tendencia decreciente de la pobreza ha comenzado a revertirse, y miles de personas están regresando a esa condición, luego de la recuperación registrada en la primera década de este siglo. En otras palabras, las condiciones sociales del país se están deteriorando. A ello se suma la molestia ciudadana por la corrupción, el incumplimiento de compromisos en la asignación de recursos para la educación y la salud, y los anuncios sobre reformas en temas laborales y pensionales.

Bruce Mac Master, presidente de la Andi afirma que “el 2019 fue bueno para Colombia. No obstante, el crecimiento económico debe apuntar a niveles superiores a 4% para enfrentar el gran lunar de este año: el desempleo”.

La esperanza está en que la ‘Conversación Nacional’, convocada por el presidente Duque, permita llegar a un acuerdo y se logre atender los reclamos de los ciudadanos. Ahí está la clave de la economía en el año que viene.Portafolio consultó a dirigentes gremiales, analistas y directivos de centros de estudios, y en sus respuestas hay consenso en el sentido de reconocer que el malestar ciudadano se origina en los indicadores sociales. La tasa de desempleo ronda el 11%, en tanto que el índice Gini, que mide la desigualdad, evidencia que la brecha entres ricos y pobres está en aumento, lo que genera desconfianza, indicador que lleva más de un año en rojo.

Para cualquier analista, el examen de varios de los indicadores de la economía colombiana haría pensar que el descontento nacional registrado en las últimas semanas no tiene justificación, y no hay evidencias de que el manejo económico del Gobierno se haya salido de sus manos.

LA CONFIANZA LLEVA MÁS DE UN AÑO EN ROJO

Uno de los sectores que sigue sin reaccionar es el de la construcción, pese a que las vivienda VIP y VIS ha tenido una dinámica aceptable.

Pero no todo es color de rosa. Las exportaciones del país siguen siendo menores que las importaciones, por lo que la balanza comercial es negativa.

El sector que sigue teniendo un comportamiento positivo es el del comercio al detal. Con excepción de enero y abril, los demás meses del año creció por encima del 5%, lo que confirma que la economía estuvo jalonada este año, en buena parte, por la demanda de los hogares. Las ventas de carros van bien a pesar de que las cifras son inferiores a las de un año atrás. Por su parte, el mercado de las motocicletas sigue acelerado, y se confirma el hecho de que en el país se están vendiendo más motos que carros.

Aunque el comportamiento promedio del año fue positivo, algunos sectores presentaron altibajos. Por ejemplo, la producción industrial inició el 2019 con un lento crecimiento y de ahí en adelante mostró altibajos, pero en los últimos meses se ha recuperado.

Uno de los fenómenos del año económico fue el comportamiento de la producción, la comercialización y los precios de bienes nacionales.

Fuente: Portafolio.

Actualizado (Lunes, 16 de Diciembre de 2019 12:35)