El país debe mantener ritmo en gestión de proyectos de infraestructura

Este año se espera concretar el cierre financiero de seis iniciativas de vías 4G.

Según el más reciente informe de Competitividad Global del Foro Económico Mundial, Colombia ocupa el puesto 81 en calidad de infraestructura vial, clasificación en la que avanzó dos posiciones entre 141 países evaluados. No obstante los avances en esta materia, el país todavía tiene muchos retos en este sector, que empieza a dinamizarse con fuerza este año, tras superar los inconvenientes con la Ruta del Sol II.

Recientemente, el Gobierno inauguró la doble calzada de la vía Aeropuerto el Edén – Armenia, en el Quindío. Además, los trabajos del Túnel de La Línea, que cruza la cordillera central, entraron en su recta final. Mientras que Coviandina hace pocos días entregó 11 kilómetros de nuevas obras del tramo Chirajara – Fundadores, de la vía de Bogotá hacia los Llanos Orientales, con lo que ahora los usuarios de la vía se ahorrarán entre 15 y 20 minutos en este mismo trayecto.

Todos estos avances, de acuerdo con Dimitri Zaninovich, expresidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), requieren de un trabajo constante para que el país no pierda más terreno en este sector. “El atraso en infraestructura en Colombia requiere de muchos años de madera constante, de estar alimentando proyectos”, señala.

Zaninovich recalca que uno de los retos Colombia es mantener el ritmo de construcción. “Todo lo que se adjudica o se contrata en este año es para ver obras en dos tres años, así que si no hay nuevos proyectos vamos a tener un déficit en el mediano plazo. Uno de los retos de este 2020 es garantizar que ese ritmo de contratación y de gestión de proyectos”, afirma.

En ese sentido, Francisco Lozano Gamba, presidente de la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN), sostiene que algunos de los retos más urgentes e importantes del sector son mantener la preparación, viabilización y adjudicación de más proyectos.

“La experiencia reciente de Colombia muestra que estructurar adecuadamente un proyecto puede tomar entre 3 y 4 años, y luego llegar hasta el cierre financiero para empezar obras puede tomar de 2 a 3 años, por lo cual no puede interrumpirse ese ciclo constante, o el país sufriría retrasos adicionales en el cierre de la brecha de cantidad y calidad de infraestructura”, sostiene.

Asimismo, Lozano Gamba precisó que ante el escenario de estrechez fiscal es difícil tener fuentes de pago procedentes del presupuesto nacional, “por ello debemos trabajar con los gobiernos departamentales y municipales para buscar fuentes de pago alternativas, así como cobros o mecanismos de captura de valor del suelo que soporten la ejecución de los proyectos”.

Finalmente, desde el punto de vista de la financiación, el ejecutivo puntualiza que es necesario mantener el interés y atraer a nuevos financiadores tanto nacionales como internacionales, que concurran para financiar los proyectos, dado que los montos de recursos que son necesarios, supera ampliamente la capacidad de la banca local por temas de regulación y concentración.

“El gigante británico de infraestructuras John Laing Group Plc, la gestora de activos con sede en Estados Unidos BlackRock Inc. y la compañía estatal China Harbor Engineering Co. se encuentran entre las firmas extranjeras que están comprando participaciones en carreteras, construyendo líneas de transporte público y facilitando deuda”, reportó hace poco.


Sobre este último aspecto, vale la pena anotar que, de acuerdo con la agencia de noticias Bloomberg, los inversionistas internacionales están apostando por los proyectos de infraestructura de Colombia, proporcionando deuda y capital.

Según la FDN, de los proyectos 4G, se tienen 16 cierres financieros definitivos y tres cierres parciales. Este año, además se espera concretar el cierre de cuatro a seis proyectos más, de los cuales hay tres en fase avanzada de negociación con los financiadores.

“Aún quedan cuatro proyectos pendientes de cierre financiero, que presentan algunos retos en materia ambiental o de riesgo reputacional, por lo cual se esperaría su cierre en 2021”, indica la entidad.

En un estudio hecho para la Cámara Colombiana de la Infraestructura, la Anif reveló que aún le faltarían unos $30 billones para llegar a buen puerto en materia de infraestructura vial. El primer reto estaría en las vías 4G que aún tiene pendientes por financiar más de $15 billones.

Frente a este tema, Juan Martín Caicedo, Presidente ejecutivo de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, ha dicho que “durante el 2020 también se hará imperativa la necesidad de garantizar recursos frescos, mediante la enajenación de activos de la nación, para financiar obras estratégicas.

Frente a este panorama, la FDN sostiene que en el corto plazo los diez proyectos 4G pendientes de cierre financiero continúan siendo prioritarios para el Gobierno Nacional para completar las obras previstas por el Programa.

“Asimismo, conforme a lo manifestado por el Ministerio de Transporte, la ANI trabaja en un paquete de proyectos de gran importancia, denominado 5G, entre los cuales se encuentran vías como son: accesos a Palmira y Cali, la Nueva Troncal del Magdalena, los tramos Buga – Loboguerrero – Buenaventura y algunos aeropuertos”, puntualiza.

Fuente: Portafolio.

Actualizado (Lunes, 24 de Febrero de 2020 11:29)