Los "petroprecios" han subido hasta niveles que no se veían en varios años, de más de 83 dólares el barril del Brent y de 80 dólares el petróleo intermedio de Texas (WTI).

Según la OPEP, el encarecimiento ha sido impulsado por la solidez de los fundamentos del mercado, una reanudación lenta de la producción de petróleo en EE. UU., la recuperación de la demanda de petróleo y una caída de los inventarios.

También ha contribuido la relajación de las restricciones de movilidad relacionadas con la pandemia en Asia, la escasez de gas natural y un aumento de la especulación con contratos de crudo y gas en los mercados de futuros.

INCERTIDUMBRES POR EL GAS

La reciente escalada de los precios del gas hasta niveles récord "ha desencadenado un creciente interés por pasar del gas natural a los combustibles líquidos (como el crudo) a nivel industrial".

"Si esta tendencia se mantiene, combustibles como el fuel, gasóleo y nafta podrían verse favorecidos, impulsados por una mayor demanda en la generación de energía, el refinado y el uso petroquímico", señala la Opep.

Pero, por otro lado, el encarecimiento de la electricidad ha elevado los costes operativos del refinado y "esto podría (...) compensar parcialmente el potencial alcista" al lastrar a las refinerías y a la producción industrial, indica.

Fuente: Portafolio

comercio exterior importaciones arancel 2021

Actualizado (Miércoles, 13 de Octubre de 2021 09:18)