Riesgo para el carbón y el café por la ruptura con Israel

Si bien hasta ahora la fractura es diplomática, en temas de comercio hay incertidumbre por productos plásticos y química básica.

Después de que el presidente Gustavo Petro anunciara el rompimiento de las relaciones diplomáticas con Israel, como muestra de la oposición a lo ocurrido en la Franja de Gaza, diversos sectores del país alzaron la bandera de alerta sobre las implicaciones que estos anuncios tienen para el futuro.

Si bien las relaciones diplomáticas no interfieren necesariamente en el comercio, lo cierto es que la duda y la incertidumbre sí pueden ocasionar impactos que perjudicarían directamente al país.

Incluso, personalidades de la política colombiana, como el exministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, rechazaron la ruptura de las relaciones, asegurando que “es una nación con la cual hemos tenido excelentes relaciones políticas, económicas e incluso militares. Es además una de las pocas naciones democráticas del Oriente Medio”.

En cifras generales, Colombia e Israel han desarrollado lazos económicos estrechos durante la última década, cuando en el 2014 se firmó un acuerdo de libre comercio que “contribuyó a impulsar el comercio y la inversión bilateral”, convirtiéndose en uno de los principales socios comerciales de Colombia en la región de Medio Oriente.

Así lo confirmó el presidente de Araújo Ibara Consultores, Martín Ibarra, quien además detalló que el mercado israelí representa considerables compras de petróleo y café, convirtiéndose en el socio número 14 del país.

Si bien la dinámica comercial se mantiene, hay sectores que han mostrado su preocupación, como el de defensa, pues una fractura en este renglón significaría grandes pérdidas para Colombia.

De acuerdo con cifras del Dane, analizadas por la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), las compras realizadas por este sector colombiano a Israel disminuyeron cerca de un 84,8% en el 2023, pasando de US$63,8 millones en 2022 a US$9,7 millones durante el siguiente año.

Ahora bien, según Andrés Valencia, exministro de Agricultura y exnegociador y coordinador internacional del Ministerio de Comercio, este renglón colombiano sería el más perjudicado a futuro.

Pues “recientemente el Ejercito habría dado de baja a un grupo de las disidencias de las Farc con material bélico de alta precisión de origen israelí”, manifestó.

En esta misma línea, el gerente general de la consultora Asset Protection & Security (APS), Jorge Calixto, le manifestó a este medio que un quiebre para el sector sería “fatal” pues Israel se ha desempeñado como un soporte para la transferencia de tecnología en materia de comunicaciones, inteligencia y también, aérea.

“Colombia perdería la capacidad y los soportes en comunicaciones estratégicas de defensa nacional, pues la mayoría de tecnología usada es de este país desde hace muchos años”, dijo.

Suman los riesgos

Si bien es claro que uno de los renglones con más desafíos sería el de defensa, lo cierto es que el comercio bilateral incluye otros como el café, petróleo, carbón, flores y confitería, pero además de esto se suma la posibilidad tener menos inversión extranjera directa de Colombia en Israel.

De acuerdo con el docente internacionalista de la Universidad Javeriana, Camilo González, si se llegase a afectar el Tratado de Libre Comercio con este país, los principales afectados serían las empresas minero energéticas, particularmente el carbón, ya que el 95% de las exportaciones colombianas a Israel son productos derivados de este recurso natural.

Además, las tecnológicas colombianas “serían unas de las grandes afectadas porque seguramente habrán medidas por parte del gobierno israelí para limitar la entrada de esa inversión a su mercado, por lo que proyectos como Startup Nation o las empresas colombianas 4.0 se verían bloqueados”, apuntó.

Además, de parte de la transferencia de Israel a Colombia, otro de los reglones perjudicados sería el de la agricultura, pues con base en lo dicho por el docente, actualmente existen diferentes programas de cooperación relacionados con el desarrollo rural.

A este punto se sumó el analista internacional, Luis Alberto Villamarín, quien destacó que además de las pérdidas en las compras que los israelíes le hacen a Colombia, el desarrollo agropecuario también estaría en vilo, pues, tecnología de esta nación estaría siendo utilizada en el país.

Vale la pena detallar que aunque exportaciones suman más que las importaciones, las compras colombianas a Israel se redujeron más de 45,6% durante el 2023 cuando fueron de US$95,3 millones, frente a US$175,5 millones del año anterior, según datos del Ministerio de Comercio.

Así, los bienes industriales, que solo en 2023 costaron US$90,5 millones, serían de los más afectados en caso de una fractura de la relación comercial bilateral.

Dentro de los principales productos se encuentran las importaciones de industria básica (US$27,1 millones), con compras mayoritarias por US$26,6 millones solo en química básica.

También habría un desafío en la industria liviana (US$17,6 millones), con importaciones afectadas de productos de plástico, pues el año pasado se compraron US$2,1 millones y jabones, cosméticos y otros por US$4,7 millones.

Llevando la mirada a las exportaciones, los productos predominantes de ventas a este país son el carbón, que según los cálculos del exministro Andrés Valencia, entre 2022 y 2023, se han reducido.

“Exportamos café y flores, pero el grueso del comercio es carbón con el 89,5 % del valor de las exportaciones. Aunque los retos no son tantos, Israel representó el 5,85% de nuestras ventas externas de carbón en dólares y en volumen el 5,6% en 2023”, dijo.

Así mismo, Analdex apuntó que al menos 109 empresas colombianas han realizado exportaciones por encima de los US$1.000 a Israel, mientras que unas 490 compañías israelíes vendieron productos a Colombia.

¿Qué va a pasar con el TLC?

Teniendo en cuenta que las rupturas fueron diplomáticas más nos comerciales, los expertos insistieron que es importante tener en cuenta la respuesta de Israel a la decisión. Sin embargo, de acuerdo con Martín Ibarra, el TLC entre Colombia e Israel seguirá vigente hasta que no se denuncie por alguna de las partes dentro del mecanismo que este mismo incluye.

Así mismo, el analista Luis Alberto Villamarín, detalló que aunque se continúa con el comercio, “puede haber juego de egos que dificultará el comercio exterior”.

Además, el docente Camilo Gónzalez, dijo que toda decisión estará condicionada a la respuesta de Israel.

Fuente: Portafolio

Actualizado (Lunes, 06 de Mayo de 2024 08:32)